.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

domingo, 12 de junio de 2011

La primavera, la alergia altera

Primavera: caca.

Llevamos toda la vida con aquello de "La primavera, la sangre altera" y nos pasamos todo el invierno deseando que llegue el buen tiempo. Caca. Caca porque, ¿qué pasa con los alérgicos? ¿no tenemos derecho a disfrutar del calorcito, del sol y de las terracitas? Pues debe ser que no. :-(

Los que me lean, alérgicos nacidos o adquiridos con los años, me entenderán. Para alguien a quien le guste salir y disfrutar del buen tiempo o simplemente, salir con la bici por el Retiro y, literalmente, no pueda, repito, seguro que me entiende.

Y es que, durante estos días, la calle se convierte en tu peor enemigo y el campo puede ser peor que Jason en Viernes 13.

¡Corred! ¡Escapad! ¡Haced de vuestra casa un búnker! Pero bueno, también podéis salir, respirar, concentrar todos los niveles de sustancias productoras de síntomas alérgicos en vuestro cuerpo, y morir con las botas puestas.

A priori, el remedio a estos males primaverales, son los temibles antihistamínicos. Temibles, ya que como bien se suele decir, aquí no sabemos si es peor el remedio o la enfermedad.

Porque claro, ¿qué preferís? ¿poder salir a la calle y llevar una vida más o menos normal en primavera, estando completamente groguis (es decir, que de normal, como que nada...)? ¿o tener vuestros sentidos activados, pero saliendo de casa como si nos fuéramos al campo de batalla?: arsenal de kleenex, pastillitas, colirios, sprays nasales y no nos olvidemos del inhalador, porque como nos lo dejemos, j....didos vamos...

Esto no es vida. Sobre todo, porque la primavera, más que alterar la sangre, nos altera la vida a los alérgicos. Porque, que estés en una terracita cenando tranquilamente y que, tras dos horas, te tengas que retirar porque sabes que como te quedes, puedes morir en el intento, manda narices...

Ayer por la noche, casi estornudo en el brazo de un chico que pasaba por mi lado, algo que provocó la risa generalizada. Cuando ves a alguien que no para de estornudar, o cuando tiene la nariz como un pimiento, te ríes. Y no critico, ya que puede resultar gracioso. Pero claro, los que sufrimos esto... ¿me entendéis, verdad?

Desde aquí, me uno a todos los alérgicos/as que me lean y les mando todo mi ánimo. Porque la primavera alterará la sangre, pero altera mucho más nuestras alergias. Y eso sólo lo sabemos los que lo sufrimos (en silencio no, porque hacemos mucho ruido al estornudar...) y los que acabamos diciendo "caca" cada vez que nos preguntan algo durante estos días de "bonita primavera". 


No hay comentarios :

Publicar un comentario