.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 1 de diciembre de 2011

El marketing emocional

Llevaba un tiempo viendo unas furgonetas un tanto "peculiares". Furgonetas con mensajes como el que veis a la derecha de estas letras, que decoraban todo su exterior.

El caso es que, cada vez que me topaba con "ellas", me acababan sacando la sonrisita (incluso yendo en modo automático-dormida por la mañana, o en modo cabreo monumental a última hora del día).

Qué furgos más curiosas, pensaba yo...



No me había parado a pensar en "el ente" que estaba detrás de todos estos mensajes de positivismo, capaces de sacar una sonrisa en medio de toda la jarana circulatoria en las ciudades.

Cuando ves este tipo de mensajes (corporativos al fin y al cabo), te quedas con ellos a priori, y no con la marca que los acampaña. Te quedas con la imagen, los colores visuales y el contenido (llamativo y emocional en este caso), no con la empresa. Pero al final, te quedas con algo. Lo gráfico, lo visual que te ofrece "ese ente desconocido para tí", se te graba en la retina.

Hasta que hoy, por motivos que no vienen al caso, me he topado en Internet con una empresa de trasportes, llamada ENVIALIA, que tenía ese "nosequémesuena" que nos entra por el ojo cuando identificamos el branding de una empresa que ya hemos procesado con anterioridad.

Entonces caes en la cuenta. ¡La empresa de los mensajes del buen rollo!

Y he aquí el quid de la cuestión. El Marketing. El branding.

Una imagen y unos colores característicos, y no excesivamente elaborados ni rimbombantes, y un contenido emocional positivo, aplastante en el panorama de crisis que vivimos hoy. Van directamente al corazón, a tocar la fibra sensible y a trasmitir un mensaje positivo a sus clientes y potenciales.

Aquí encontramos uno de los secretos más importantes a la hora de hacer Marketing. Se emite una imagen y mensajes de confianza, de seguridad y, en este caso, de positivismo, que nos hacen gracia y que a posteriori, pueden constituir el factor determinante a la hora de elegir a esta empresa frente a otras de la competencia.

El servicio posterior podrá ser mejor o peor, pero ya hemos llegado al cliente, ya hemos conseguido que nos elijan a nosotros. Ya hemos hecho un buen trabajo. Ya hemos hecho un buen Marketing.




Me despido precisamente con uno de estos mensajes de Envialia, tras un día en el que salió el sol. :-)

3 comentarios :

  1. Hola Sara, me ha encantado lo de "La empresa de los mensajes del buen rollo" y el post en general. Si un día te apetece conocer como funciona una de nuestras plataformas, ponte en contacto conmigo vale? Un saludo

    ResponderEliminar
  2. No puedo ponerte el mail, bueno lo dicho, si quieres pasarte un día, escríbenos por twitter. saludos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Samuel.
    OK, estamos en contacto,
    Sara

    ResponderEliminar