.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

lunes, 6 de mayo de 2013

Dos hombres solos, sin punto com... ni ná. #UnCaféCon Manolo Medina y Rodrigo Ponce de León


Madrileño barrio de Chamberí (qué bonito eres...), Teatro Amaya. Todavía no son las 18.30 y llego al bar de al lado del teatro. Manolo Medina y Rodrigo Ponce de León están sentados en la barra, absortos en sus móviles. Me saludan simpáticos, encantadores, y nos subimos al piso de arriba a tomarnos el café prometido y a charlar sobre Dos Hombres Solos, sin punto com... ni ná, obra que protagonizan hasta el 12 de mayo en el Amaya y que llevan más de 10 años representando por toda España. Ahí es todo...

Mi grabadora no quiere encenderse, las cosas de la tecnología y el directo. Según lo consigo y la planto en el centro de la mesa, con el pilotito de grabación encendido, Rodrigo saluda y Manolo se fija en ella. - qué gracioso esto, ¿no? Erasé... Erasé... - Veo que se refiere al botón ERASE de la grabadora y no sé muy bien cómo, acabamos cantando los tres el Érase una vez el hombre... Comienza el chou...

#UnCaféCon... Manolo y Rodrigo, Dos Hombres solos, sin punto com... ni ná

Hay algo que siempre le pregunto a todos los actores y que me llama mucho la atención. ¿Existe un momento en el que tú llegas y le dices a tu madre: Quiero ser artista. Mamá, yo quiero ser artista?

- Manolo: En mi caso no, yo nací artista. Mi madre lo sabía desde chiquitito, lo veía venir. Yo nunca tuve que decir absolutamente nada, a mí se me veía ya cuando empecé a hacer playbacks en mi casa con mi prima Chelo...
- Rodrigo: Yo sí. Yo iba para futbolista (sorpresa) y tres días antes de entrar en el filial del Sevilla FC tuve una lesión y se complicó la historia. Un compañero de instituto me comentó por aquella época, que estaba en un grupo de teatro y que si quería apuntarme. Estuve con ellos entre bastidores y al día siguiente estaba metido en el grupo de teatro. Lo tomé como hobby y estudiando Derecho, ví que no me gustaba, así que hice las pruebas de arte dramático. Cuando las aprobé, me planté delante delante de mi padre y le dije: mira papá a mi Derecho no me gusta, yo quiero hacer arte dramático.


Manolo Medina ha hecho de todo. Ha sido presentador y colaborador en programas de televisión y radio, representante e incluso cantante. Ha participado en series como Arrayán, Hospital Central o El Comisario. Me cuenta entre risas que su madre le decía que era el Hipercor del espectáculo, que tenía todas las secciones. 

Rodrigo Ponce de León lleva también unos cuantos años sobre las tablas. Se hizo con el Premio Arlequín al Mejor Actor en el Festival de Teatro de El Viso del Alcor con la obra Se busca chica. Me llama la atención su apellido, que él mismo completa con Lloréns. Vienes de nobles, le digo. Eso dice mi abuela, contesta. No sirve para mucho. Al final, es más la coña con los colegas que otra cosa, aunque sí que me siento orgulloso del apellido que llevo y la familia que tengo. Amén.

Rodrigo, tú has destacado por tus monólogos en la Paramount Comedy y personalmente, los que te marcas en la función, me gustaron muchísimo. ¿Dónde te sientes más cómodo? ¿En el monólogo o en el texto teatral puro y duro?   

Cada uno tiene sus pros y sus contras. La capacidad que tenemos Manolo y yo en el escenario de sorprendernos, de soltar una coña y de hacer partícipe al público es fantástica. Después en el monólogo, por decirlo de alguna manera, es mi momento de gloria. Estoy yo sólo, con el público, pero es más cuadriculado, tiene menos capacidad de sorpresa. 

Rodrigo se explaya en la respuesta y Manolo, con esa gracia característica se queja de que luego, el que habla, es él... Seguimos con la charla, las risas y el café...

Manolo, eres el autor de la obra. ¿Cómo nace la idea? ¿En quién te inspiras? ¿Qué se te pasa por la cabeza para crear dos personajes (nunca mejor dicho...) de este tipo?

En mi madre y en un amigo mío de Jerez. Es una mezcla de los dos personajes, con la gracia, el gracejo, el sentido del humor y la manera de la ver la vida  de mi madre y el mariconeo heterosexual de mi amigo. Mi amigo Gonzalo es completamente heterosexual, tiene ocho hijos, pero muy loca. Tan loca como soy yo en el escenario. Muy loca, muy mari, pero sin ser homosexual. Mezclé  estas dos ideas y de ahí salieron los dos personajes.

Una vez creados los personajes, nace vuestra compañía Teatro Sí Jerez y empezáis a representarla en salas modestas...

- Manolo: Esto empieza para inaugurar el bar de un amigo en Jerez. Al principio duraba 45 minutos, nada más. Pero ya ahí se veía color. El boca a boca entre los profesionales de los pubs hizo que empezáramos a visitar uno y otro y otro y después vinieron cafés teatros, teatros de tercera, de segunda, de primera... Y aquí estamos... En Madrid...


¿Y cómo llegáis a Madrid? ¿Os encontráis con muchos problemas?

- Manolo: En AVE (risas...) Ya en serio, a Madrid hemos llegado con sangre, sudor y lágrimas. 
- Rodrigo: Ha sido muy difícil porque al final, no somos conocidos ni tenemos padrino. Ha sido gracias a Manolo, que se lo ha currado y que creía firmemente en el proyecto. Él dice que nosotros somos como los Reyes Católicos, que primero empezamos por los pueblos, vamos conquistando y después llegamos a la capital. 

Pero al final, después de tanto trabajo y tanto sudor, tiene que ser muy gratificante llegar a Madrid y llenar un teatro, ¿no?

- Rodrigo: El reto profesional de llegar a Madrid llena y mola. Pero también te digo que nosotros llevamos cuatro años teniendo la suerte de firmar por temporadas completas sin tener la necesidad de estar en Madrid y eso también es un lujo para nosotros. La cosa es que parece que si no llegas a Madrid, no has triunfado y eso no es así. Nosotros llevamos 10 años con esta obra y eso es algo poco común. Yo empecé con Manolo con 21 años y tengo 32, es la relación (fuera de mi familia) más larga que he tenido nunca. No he tenido una novia que me haya durado lo que me has durado tú... (le dice a Manolo) [cachondeo]

La obra es un homenaje a las maris... Y a tu madre, Manolo... Aunque la pongas "un poquito verde" durante la función... [más risas...]

- Manolo: La pongo verde, la pongo verde, a la "hijaeputa"... Pero forma parte del show. Mi madre ha sido mi inspiración toda la vida. La pena es que ella no haya podido verlo. Pero es que mi madre tenía frases geniales como "Manolín, se está muriendo gente ahora que no se ha muerto antes" o encontrarse con una amiga suya y decirle "pero Concha, ¿al final te muriste tú o tu hermana?" ¿Teniendo una madre así tú que haces? ¡Adorarla!, respondo yo. O decir "yo cuando me enteré me quedé parapléjica", Mamá, ¡perpleja!. Es un personaje que hace mucha gracia y que la gente identifica claramente. Y sobre todo destaca porque no hay ningún personaje en la escena española que sea heterosexual loca. 

¿Cómo os conocéis vosotros dos? ¿Cómo surge el amor? Porque Rodrigo no fue tu inicial partener, Manolo...

- Rodrigo: Por una casualidad. Yo cuando empecé Arte Dramático empecé al mismo tiempo en Paramount Comedy a hacer monólogos y Manolo presentaba un programa en Jerez de monólogos cuando este género pegó el bombazo. Teníamos un amigo en común y empecé como entrenamiento hasta que el compañero inicial dejó la función. Y hasta hoy... Yo soy el otro... (risas...).


Dos hombres solos, sin punto com... ni ná ha ido evolucionando desde su inicio hace 10 años. Lo que comenzó durando 45 minutos, ahora puede durar hasta casi tres horas, en función del público y de lo que pueda dar de sí la interacción que hacen Manolo y Rodrigo con la gente que vaya al teatro. Puro espectáculo. Pura comedia.

Me cuentan que una señora se llegó a mear en su butaca. Yo pongo los ojos como platos y Rodrigo me lo confirma. De charquito, del río Amazonas por ahí bajando... De irse la hija a la casa a por las bragas porque se había meado, sigue contándome Manolo. Pero también hemos tenido momentos malos, me comentan los dos, como cualquier otro actor. Hemos tenido que actuar en momentos muy duros en lo personal y seguir con la comedia adelante. En esos momentos es cuando entiendes cómo Concha Velasco, tras morir su madre, siguió actuando. 

Llegados a cierto punto, no puedo dejar de preguntarle a Manolo por el delantal de lunares. ¿De dónde has sacado el delantal, por el amor de Dios? De mi madre, ella los usaba iguales... Deberíais hacer merchandising con ellos. Triunfo seguro, les digo, sacando a flote mi espíritu marketiniano. Manolo me enseña en ese momento, un broche basado en su personaje en la obra, con el delantal. Lo que yo os diga...

Después de más de 10 años, ¿no os cansáis de interpretar siempre lo mismo, de hacer siempre lo mismo?

- Rodrigo: ¡Qué va! Es que nunca es lo mismo. Nosotros tenemos el punto A, el B, el C y el D, que los tenemos que seguir, eso es así. Pero entre esos puntos, hacemos lo que nos da la gana, así que cada función acaba siendo diferente.

Toca tema difícil. Teniendo en cuenta la situación de España, las profundas dificultades con las que se está encontrando el sector cultural español, la subida del IVA, el cierre de Alta Films, el ejemplo de Candela Peña... ¿No se os pasa por la cabeza decir, no puedo seguir con esto, tiro la toalla?

- Manolo: Fíjate que, en la parte empresarial, sí que tengo que tomar una decisión rápida, porque esto se está volviendo insostenible. Como actor no. Son dos ámbitos diferentes.

- Rodrigo: Como actor, medianamente se puede vivir. Igual no en una mansión, pero sí que se puede vivir. Lo que pasa es que también depende lo que tú quieras. Quiero decir, hacer lo que te compense. Yo cuando empecé Arte Dramático, una de las cosas que me dijo mi padre fue si yo quería ser actor o quería ser Brad Pitt. Para tener la vida de Brad Pitt se pueden hacer muchas cosas. Ser actor es hacerte 7000 u 8000 kilómetros al mes, que te inviten a una boda en cinco meses y no sepas si vas a poder ir... Actor con trabajo, interrumpe Manolo... El problema que tiene este trabajo es que yo no sé cuánto voy a cobrar en septiembre del año que viene, es bastante inseguro. Pero te compensa cuando subes al escenario y tienes a 400 personas riéndose por algo que has escrito tú.  

Echáis el cierre en Madrid el próximo 12 de mayo. ¿Donde vais después?

- Rodrigo: Mallorca
- Manolo: Talavera
- Rodrigo: ¿Talavera?

¿?

- Rodrigo: No, es que me he cambiado de móvil y he perdido todo el calendario... [risas...]
- Manolo: Primero vamos a Talavera, luego nos vamos a Mallorca y después ya a Málaga...

Terminamos con un cuestionario rápido, para que les conozcáis un poquito mejor... Discrepan en bastantes preguntas. ¿Será ya deformación profesional?

Un actor, ¿nace o se hace?
Manolo: El actor se hace, el artista nace.
Rodrigo: Las dos cosas. Te tiene que gustar este mundo y, cuando te gusta, tienes que aprender... 

¿Capital o provincia?
Manolo: Las dos...
Rodrigo: Capital.

¿Almodóvar o Amenábar?
Manolo: Depende pa qué... Si quieres ver algo estrambótico, así fuera de lugar, voy para Almodóvar... Y si no, me quedo con el otro... Es como comparar al Flores con el Springsteen...
Rodrigo: Amenábar.

¿Teatro, Cine o TV?
Manolo: Las tres...
Rodrigo: Para disfrutar de este trabajo, teatro. Para hacerte famoso, TV. Para premios buenos, cine.

¿Gran Hermano o Splash?
Manolo: Gran Hermano...
Rodrigo: Splash, se lo curran más...

¿Hipoteca o Alquiler?
Manolo: Alquiler siempre, de toda la vida de Dios. Siempre...
Rodrigo: Alquiler. 

¿Carne o pescado?
Manolo: Las dos cosas...
Rodrigo: Carne, un entrecot poco hecho es lo mejor que hay en el mundo...

Una situación embarazosa...
Manolo: Mi hermana, cuando se quedó preñá...
Rodrigo: Cuando te pillan copiando en un examen...

¿Redes sociales o correo postal?
Manolo: Redes sociales, más barato, sin gastar papel, ni sobre... Ni tienes que echar la carta ni ná...
Rodrigo: Eso de que te llegue un sobre con su sello, escrito a mano y releer y releer, no lo tiene un mail...

Muchísimas gracias, Manolo y Rodrigo, Rodrigo y Manolo, por inaugurar esta sección conmigo. Me lo pasé genial con vosotros. Que sigáis haciendo reir por mucho mucho tiempo...



No hay comentarios :

Publicar un comentario