.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 23 de julio de 2013

Frágiles. Las series españolas no son tan malas



Santi Millán ya nos adelantaba ayer en su perfil de Twitter que los primeros diez minutos de Frágiles prometían. Tengo que confesar que no suelo ver ni seguir demasiadas series españolas porque, en comparación con lo que se produce fuera, pues qué queréis que os cuente... Salvo casos excepcionales, que haberlos, haylos, no las veo. Y os prometo que oportunidades, doy muchas...

Sin embargo, el año pasado durante estas fechas veraniegas, Mediaset (ese grupo capaz de meter a Lucía Etxebarría en un reality) estrenaba una serie que a priori apuntaba hacia otra dirección distinta a la que nos tiene acostumbrados Vasile. Se presentaba como Frágiles, y el spot era cuanto menos, bastante elegante, muy cuidado y con los nombres de Santi Millán y Elia Galera entre sus créditos. Si a ese cambio o sorpresa en un spot de Telecinco, le sumamos como banda sonora el All you need is love de los Beatles, la cosa ya adquiere otro color.

El spot me llamó la atención y como soy así de curiosa, me puse a investigar para conocer más sobre la serie, antes de llevarme otro nuevo batacazo y perder el tiempo con otro producto nacional. Descubrí que, entre el elenco principal se encontraban (además de Santi Millán y Elia Galera), Ruth Núñez, Luisa Martín y Norma Ruiz. Bien. Leí también que no existía una metodología cerrada con diálogos definidos en el guión, sino que los actores contaban con la libertad de improvisar y aportar los matices que fueran saliendo durante el rodaje, detalle que llamó poderosamente mi atención. El nombre de Blanca Portillo entre los cameos de personajes con los que iría contando la serie, ya acabó por convencerme. Si Blanca aparece en un serie no es moco de pavo. Dios salve a la gran Blanca Portillo y a todo lo que pasa por sus manos.

Santi Millán es Pablo en Frágiles

Con todos estos ingredientes, Frágiles se cargó todos mis prejuicios en contra de las series españolas durante la emisión de su primera temporada el verano pasado. La serie es dinámica, elegante e inteligente. Además, la interpretación de Santi Millán dentro de un papel bastante dramático me sorprendió muy mucho. Estaba acostumbrada a verle en papeles cómicos y esta serie le ha conseguido quitar el estigma para poder disfrutarle también en el drama.

Ayer, Telecinco emitía el primer capítulo de la segunda temporada. Capítulo que, como Santi anticipaba, contó con un comienzo lleno de giros durante los primeros diez minutos. La estrategia para engancharnos a la temporada la han cuidado bastante. La trama continúa tras el impactante final de la primera temporada (seré buena con los que no la hayáis visto y no me marcaré el spoiler...) pero a su vez pone patas arriba todo lo que hasta ahora había sucedido y conocíamos los espectadores.

Giros, nuevos e interesantes cameos y ese ¿qué narices habrá pasado en este espacio de tiempo en el que toda la historia ha cambiado por completo?, prometen ser los atractivos de esta nueva temporada de Frágiles, la firme apuesta de Mediaset por mantener su cuota veraniega.

Tengamos o no los datos de audiencia en cuenta, me quedo con que aún no podemos perder la esperanza en la calidad de las producciones de televisión españolas y en decir que las series españolas... no son tan malas...


No hay comentarios :

Publicar un comentario