.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 21 de noviembre de 2013

Volando en avioneta...















Se dice que en esta vida hay que hacer tres cosas: tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. El árbol ya lo planté, con el libro estoy y lo del retoño ya se verá... Como cualquier inquieto o inquieta de la vida, yo tengo una lista mucho más larga de cosas por hacer. Y hace unos días, taché de mi lista una de estas tareas pendientes: volar en avioneta.

Desde que conocí la biografía y las hazañas de Howard Hughes a través de los ojos de Martin Scorsese y de la piel de Leonardo DiCaprio en El Aviador, ya me empecé a plantear cómo sería aquello de volar en una avioneta. Si a eso le sumamos el que a la que escribe estas líneas, le gusta bastante una aventura, pues blanco y en botella.

Cosas de la vida y sin que yo tuviera nada que ver en la iniciativa, por cuestiones de trabajo que ahora no vienen al caso, tuve la grandísima suerte de volar en avioneta desde el Aérodromo de Camarenilla (Toledo), a través de la organización Volar en Avioneta.

Teniendo en cuenta que el día era perfecto, soleado, sin una nube y sin rastro de viento, me sorprendió muchísimo la estabilidad de la avioneta (que a priori parece de juguete) durante el despegue, el propio trayecto en sí (Camarenilla - Toledo - Camarenilla) y el aterrizaje.

Para los amantes de la aventura y como experiencia única, esto es un auténtico regalo. La ruta básica dura unos 40 minutos en los que se sobrevuela Toledo, se planea e incluso se puede pilotar la propia avioneta durante unos segundos (los más atrevidos). Todo ello guiado por un instructor, claro está. 

Llegados a este punto, todo perfecto, pero a lo de siempre, al precio. Esta ruta cuesta 99 euros, que podrá reducirse si vais en grupo. Es un homenaje, claro está, pero teniendo en cuenta que se aproximan las fechas navideñas y que nos gastamos fortunas en auténticas chorradas, esto puede ser un regalazo para los aventureros o aventureras.

No hay comentarios :

Publicar un comentario