.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 20 de febrero de 2014

La tragedia de Hécuba, éxito de Concha Velasco

Concha Velasco es Hécuba en el Teatro Español (hasta el domingo 23 de febrero)














La conocí con La chica ye-ye. Aquella era Conchita. Hay artistas y sobre todo, personas, que permanecen junto al público a lo largo de los años. Siempre están presentes porque siempre andan enredando en algo. Si no es una canción, es una participación en una serie de televisión, o si no, pues una obra de teatro. El común denominador de estos artistas, de estas personas, es su versatilidad. su capacidad para volverse camaleones escénicos y, como dice mi madre, valer igual pa un roto, que pa un descosío...

Concha Velasco lleva deleitándonos con su arte toda la vida. Toda su vida y la nuestra. Es actriz, cantante, bailarina y presentadora de televisión. Durante su carrera ha sido capaz de tocar todos los palos. Y de tocarlos muy bien. Ahora, con 74 años Concha, doña Concha se vuelve a subir a un escenario, mucho más envejecida  de lo que acostumbramos a verla, y sin su sonrisa característica, para enfundarse en un manto de sangre y dolor y transformarse en Hécuba

Hécuba se estrenó el pasado verano en el Festival Internacional de Teatro de Mérida y cosechó un tremendo éxito. Éxito que ha sido el causante de la larga vida que sigue teniendo por delante esta adaptación para teatro de la tragedia de Eurípides, del dramaturgo y Premio Nacional de teatro en 2007, Juan Mayorga. Con dirección de José Carlos Plaza, Concha Velasco como protagonista absoluta y un elenco secundario compuesto por José Pedro Carrión, Juan Gea, Pilar Bayona, Alberto Iglesias,  Luis Rallo, Alberto Berzal, Denise Perdikidis, Marta de la Aldea, Zaira Montes y María Isasi, Hécuba llegó al Teatro Español el pasado 6 de febrero (hasta el próximo domingo 23) agotando prácticamente a diario sus localidades.

"No me llames Hécuba. Llámame desgracia"

En la mitología griega, Hécuba es la segunda esposa de Príamo, rey de Troya, y uno de los personajes de la Ilíada. Hécuba envió a Polidoro, su hijo menor, a Tracia para que huyera de la guerra que se avecinaba. Durante la guerra, Polidoro fue cuidado por el rey de aquel lugar. Sin embargo, tras la guerra de Troya, los griegos convirtieron a Hécuba en su esclava. Junto a otros esclavos, llega a Tracia, donde descubre que el rey Poliméstor ha matado a Polidoro con el fin de apoderarse de los bienes que poseía. Hécuba se venga sacándole los ojos y matándolo junto a los dos cuerpos inertes de sus dos hijos.

Este es el hilo argumental de un drama al más puro estilo griego, plagado de desgarro, dolor, sed de venganza y una puesta en escena predominantemente roja y vestida por la destrucción y el tiempo que se fue para no volver, con el sonido del mar siempre presente. Pero sobre todos estos elementos está ella. Está Concha. Porque esta tragedia de Eurípides es un reto interpretativo. Interpretar un texto tan difícil, lleno de dolor y pérdida es un auténtico desafío. Y el desafío tenía un nombre: Concha Velasco.

Ahí la tenéis, con sus 74 primaveras a la espalda y dejando al público boquiabierto y sin intención de parar los aplausos una vez finalizada la función. Bravo Concha, larga vida a Hécuba. Qué gusto da cuando acudes al teatro y experimentas una catarsis de este calibre sin una butaca libre a tu alrededor. Con espectáculos como éste, que la función no se detenga nunca.

No hay comentarios :

Publicar un comentario