.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 12 de junio de 2014

Bajando al Sótano en la Pensión de las Pulgas

Siempre es un lujo sacar un hueco en la locura de vida que llevamos y disfrutar. Y el lujo se vuelve infinito cuando tienes la suerte de frecuentar lugares en los que el teatro se vuelve realidad y ésta se adentra en el teatro. Ya os he contado en más de una ocasión esas experiencias únicas que el espectador (y el actor) vive en esos nuevos espacios en los que el escenario y el patio de butacas se funden, se comparten y se mimetizan (La Casa de la Portera o incluso los Baños del Teatro Español). Hoy me quiero detener en La Pensión de las Pulgas (calle Huertas, 48) y en Sótano, pieza de Benet i Jornet dirigida por Israel Elejalde y protagonizada por los soberbios Juan Codina y Víctor Clavijo

Creo firmemente que es preferible ir virgen a este tipo de representaciones, sin haber leído mucho más que la sinopsis y las referencias previas. Así es mucho más probable que tus expectativas salgan victoriosas y disfrutes mucho más. En este caso, Sótano cumple con nota aquello que se le puede pedir a una representación teatral: entretiene, desgrana, expone, analiza y sorprende.

Os confieso que es difícil hacer una crítica sobre este texto oscuro, en el que las personalidades de los dos protagonistas se van descubriendo poco a poco, sin destripar algún detalle revelador en la historia.  Pero lo que sí os puedo anticipar es que Sótano podría definirse como una bajada a los infiernos y a la oscuridad humana, de la mano de esa compañera llamada culpa y con un sentimiento de liberación final. 

Sótano es el encuentro de dos personajes desconocidos entre sí, pero que acabarán recorriendo un camino de secretos, mentiras, verdades, revelaciones e información, que les unirá de forma fortuita e involuntaria. Uno de sus puntos fuertes es precisamente la magistral revelación de cada una de sus personalidades, poco a poco y a través de un potente careo, en el que la palabra es la absoluta protagonista. 

La información será en este caso, el auténtico poder que Juan Codina y Víctor Clavijo manejan con solvencia y brillantez, para ir sorprendiendo al espectador que les acompaña a escasos centímetros. Información bien racionalizada para construir este entramado de misterio, desesperación e inquietud e ir subiendo y bajando a través de un torrente de sentimientos, descubrimientos, culpas y liberaciones. 

Juan Codina y Víctor Clavijo seguirán bajando al Sótano en la Pensión de las Pulgas los lunes, martes y miércoles a las 20.00 hasta el 18 de junio. Como sólo quedan tres funciones, mi recomendación de hoy es que paréis, saquéis un hueco y disfrutéis con estas dos brutales interpretaciones y con el mágico e inquietante rato que os harán pasar.   

Que el show no pare nunca... 

No hay comentarios :

Publicar un comentario