.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 25 de noviembre de 2014

Los niños del cura

Llevaba un par de días rumiando la película Los niños del cura, el estreno más taquillero de una película croata desde la independencia del país. Justo ayer, salía a la luz otro caso de pederastia en la Iglesia al desvelarse la detención de tres curas en Granada por abusos sexuales a un menor. En ocaciones, ciertas películas llegan justo a tiempo para coronar la guinda de los pasteles. Y este es uno de esos casos. Dirigida por el croata Vinko Bre‪š‬anLos niños del cura se atreve a romper ciertos tabúes eclesiásticos, arriesgándose a satirizar la religión, el uso de anticonceptivos, la pedofilia e incluso al clero.

Don Fabián (Krešimir Mikić), joven sacerdote católico de un pequeño pueblo de una isla de Dalmacia, decide pinchar los preservativos que el quiosquero Peter vende en su negocio, para "equilibrar los nacimientos y las defunciones" y por ende, controlar la vida sexual de los hombres y mujeres de la isla.

Trailer oficial Los niños del cura

Os decía al comienzo del post que llevaba un par de días rumiando la película. La he estado digiriendo poco a poco por la dualidad entre lo terrible y lo cómico de cada uno de sus fotogramas. Es una cinta original que narra, a través de la ficción, una desgraciada realidad que seguimos encontrando en las noticias. Ya sea en Granada o en una isla croata. 

La falta de ética, el control eclesiástico sobre las personas y su sexualidad, la manera en la que la Iglesia puede incluso llegar a cambiar el destino de una mujer o de un hombre, los abusos sexuales, las relaciones prohibidas o el cinismo, son algunos de los ejes sobre los que don Fabián y su cuadrilla irán enredando cada vez más una trama que, llegados a cierto punto, se les irá completamente de las manos.  

Lo realmente curioso de Los niños del cura es el tono cómico e incluso inocente con el que se vislumbran las acciones del sacerdote Fabián. Con el costumbrismo que viene dado en un pueblo pequeño, el cineasta Bre‪š‬an pone sobre la mesa una temática terrible y siempre criticable, desde una óptica cómica, pero a la vez totalmente decepcionante para el espectador

Los niños del cura compitió con Los amantes pasajeros de Almodóvar en los pasados Premios de Cine Europeo, en la categoría de Mejor comedia europea, que finalmente fue a parar a Amar es todo lo que necesitas, de Susanne Bier. Quiero también, para cerrar este post, que comparéis los carteles de la película, emitidos en España y en Croacia respectivamente. Juzgad vosotros mismos...



Y yo me pregunto, ¿hasta cuándo se seguirá recurriendo al secreto de confesión?


No hay comentarios :

Publicar un comentario