.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Por otros 365 días escribiendo. ¡Feliz 2015!

Buscando una imagen que encabezara este post de forma digna, me encuentro con esta foto que Robbie Williams acaba de colgar en su Facebook. La tomo prestada con su permiso. Gracias, majete. Mañana es la primera página en blanco de un libro de 365 páginas. ¡Escribe una buena!, dice el amigo Rob. Mi intención en estas líneas es hacer balance de este 2014 que acaba, con todo lo bueno que nos ha dado y por supuesto, avisaros sobre mi intención de seguir otros 365 días escribiendo sobre cine, teatro y todo aquello que crea que os pueda interesar. 

2014 ha sido un año de cine. Hemos visto a Matthew McConaughey resurgir de sus cenizas pasteloides y marcarse una interpretación digna de Óscar. Los taquillazos han vuelto al cine español con Ocho apellidos vascos o El Niño. Regresó Carmina. Hemos recorrido 10.000 km de amor irresistiblemente real. Angelina Jolie cambió el cuento porque siempre es necesario escuchar las dos versiones. Y Linklater se volvió a salir con una auténtica obra maestra que acaba de comenzar su andadura hacia el éxito absoluto. En 2014 Pulp Fiction cumplió 20 años. Carlos Vermut estrenó Magical Girl y avivó mi afán de seguir defendiendo el cine español. Pero además, he descubierto auténticas joyitas mexicanas y croatas que no pararé de recomendar. 

Llevo ya un par de días escuchando que 2014 ha sido un auténtico añazo para el teatro español. No puedo estar más de acuerdo. Este año he vivido mucho teatro. He visto a Concha dos veces, antes y después de su lucha. Siempre peleando encima de las tablas. Qué maravilla de mujer. También a Terele, Marisa e Irene, en Inishmaan. He visitado salas en las que lo alternativo supone el cambio y el caldo de cultivo de lo nuevo que está por llegar, pero siempre desde el compromiso y la calidad. Estuve en los Max y no me pude alegrar más por el éxito de ese trozo invisible de mundo que ya me conmovió el alma en 2013. Además he tenido la suerte de disfrutar de los que para mí, han sido los dos mejores montajes teatrales de 2014: Lluvia Constante y Cuando deje de llover. Palabrita.

Mi vuelta a las ondas ha protagonizado también este año que termina hoy. Primero en Onda Inversión y de ahí y por cosas del destino, estoy convencida, a dar a luz un bebé al que llamamos El Séptimo Sentido Podcast. Por otro lado, mi colaboración con ese regalo llamado Pase IVEA, ha supuesto otra pildorita mágica de felicidad en 2014. 

Este blog no podría concebirse sin vosotros, esos locos que me leéis y me seguís con todo el cariño del mundo. Esos locos a los que, de vez en cuando, dedico esas cosillas que han supuesto una gran parte de las visitas de este año. 

Decía Truffaut que "el crítico debería ser, en general, el intermediario entre el autor y el público, explicando al segundo las intenciones del primero, dando a conocer al primero las reacciones del segundo, ayudando a uno y a otro a ver más claro". Yo sólo puedo daros las gracias una vez más, por leerme y por confiar en que lo que escribo tiene credibilidad y cierta importancia. 

Seguimos escribiéndonos y leyéndonos en 2015.

FELIZ NOCHE. 


1 comentario :

  1. Seguimos leyéndonos y que el 2015 nos traiga mucho más cine, más teatro, un IVA más reducido (de ilusión también se vive) y que podamos seguir contagiando nuestras pasiones a través de la red, o en tu caso también de las ondas.

    ResponderEliminar