.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 10 de febrero de 2015

La nueva cara de Uma Thurman

(ACTUALIZACIÓN 15 de febrero)

Haciendo uso de aquello de saber rectificar y ser más sabios, actualizo este post después de los últimos acontecimientos relacionados con la cara de Uma Thurman. Y es que mi querida Mamba Negra nos las ha dado con queso a todos, reapareciendo en la tele con su "cara original". Es decir, la que tenía "antes de operarse" y de revolucionar a todos sus fans en las redes sociales. Al parecer, no era cierto que Uma se hubiera operado, sino que el culpable de que su cara pareciera otra, fue el maquillaje y no el bisturí.

Es obvio que de algún lado tuvo que salir la información y también es obvio que si de ella se hacen eco los principales medios de comunicación, tú les haces caso. Sin embargo, aquí hemos fallado todos. Los medios por no contrastar y nosotros por difundir algo dándolo totalmente por hecho. 

En cualquier caso, sólo puedo alegrarme de que Uma siga siendo Uma y no un ligero rastro de su cara y por ende, de su personalidad. Nos ha hecho a todos un zas en toda la boca sin despeinarse.  De todo este tema, ya para cerrarlo de una vez, sólo voy a comentar un par de puntos. En este business, no todo es lo que parece. Por otro lado, Uma ha conseguido que hayamos dedicado gran parte de los trending topics de la semana a comentar su metamorfosis primero y su resurrección a los pocos días. Y no creo que haya sido por casualidad. Porque nada sucede por casualidad. 



(POST ORIGINAL 10 de febrero)


Uma Thurman, después y antes de operarse. Imagen: CORDON PRESS

Esta mañana amanecía con la imagen de la izquierda apareciendo una y y otra vez en mi timeline de Twitter. Uma Thurman se apunta a la moda del bisturí, pasa por quirófano y cuando vuelve a aparecer, ya no es Uma Thurman, sino alguien que se le parece. Vamos, que Uma luce nueva cara y se ha hecho un Renée Zellweger en toda regla. 

Conste que no quiero levantar una causa en contra de la cirugía. Ni mucho menos. Cada cual es libre de hacer con su cuerpo y su cara lo que considere oportuno y de verdad que no voy a entrar en ese terrero. Lo que verdaderamente me inquieta es la necesidad que están comenzando a tener ciertas actrices de cambiarse por completo la cara. Que yo no digo que no se hagan sus retoques y no se pongan sus botox pertinentes. Pero el cambiar por completo tu cara, ¿es realmente necesario?

Si hoy hubiera visto a otra actriz sufriendo este tipo de metamorfosis, como ya sucedió con mi querida Bridget Jones (que ya no es Bridget Jones ni de lejos), me hubiera impactado de igual forma, pero lo hubiera dejado estar. La estética a estos niveles no entra dentro de mis prioridades (al menos de momento) y tampoco el escribir un post sobre ello. Pero quien ha dejado de ser Uma ha sido Uma. Mi Uma. Una de mis actrices favoritas. Una de las que más talento, personalidad y carácter ha sabido demostrar delante y detrás de las cámaras. Esa que me ha regalado, entre otros muchos, esos dos personajazos a los que no me canso de ver: Mia Wallace y La Novia aka Mamba Negra

Uma Thurman tiene (o tenía) una belleza exótica, rara, pero que te engancha. De esas que no puedes dejar de mirar. Y creo que seguía conservándola a sus 44 años. Ahora la miro y no la veo. Y me pregunto qué habrá sido aquello tan importante como para que se haya cambiado (literalmente) de cara. Leyendo algunos tuits, he reparado en alguien que decía que nadie se para nunca a pensar en la presión que sufren las actrices. Vale, bien. Aceptamos barco. Las actrices se mueven en una industria en la que reina la estética. Pero insisto, una cosa es quitarte arrugas o subirte los pómulos y otra bien distinta es cambiar completamente tu expresión, tus rasgos y por ende, tu identidad. 

Perdonadme, pero no lo entiendo. Llamadme loca, pero no me entra en la cabeza. Y menos, cuando se trata de ella. Qué queréis que os diga...

Hoy se ha caído uno de mis mitos. Hoy los fans de la Mamba Negra estamos de luto...

4 comentarios :

  1. Ahora la pregunta que me surge es, ¿tienen que cambiarse la foto del DNI y del pasaporte?

    A lo mejor está rodando Cara a cara y no lo sabemos. Por especular que no sea!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues hombre, esto es un cambio de identidad en toda regla. Y querida, por mucha peli que tenga que rodar, siempre quedará la caracterización. NO hay necesidad. NO, NO y NO!

    ResponderEliminar
  3. Lo que ya me deja con el ojet torcío de este asunto es que estos casos tan sonados sean actrices (y actores, que aquí pringan todos los géneros), precisamente profesionales que viven de trasmitir emociones, y para ello veo una necesidad tener operativos todos y cada uno de los músculos faciales. Que vale si Stallone se deja la cara como el Ecce Homo, total para hace el silvester le basta y le sobra, pero me da lástima que actrices válidas tengan tal necesidad de someterse a tal cambio. Me da la sensación que tiran la toalla de conseguir papeles decentes, y que sólo se conformen con aquellos donde se valore su pretty face.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tiene padecer de Trastorno de Dismorfia Corporal... ;-(

    ResponderEliminar