.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

domingo, 12 de abril de 2015

La librería de Harry Potter en Oporto

Imagen: Ruth Simón

La librería Lello e Irmão (Rua das Carmelitas 144) es una de las librerías más espectaculares y bonitas del mundo. Está en Oporto. Y al parecer sirvió de inspiración a J. K. Rowling a la hora de crear algunos de los escenarios mágicos de Harry Potter. Escribo "al parecer", porque existen diferentes versiones sobre ella. Versiones que afirman que Rowling describió la librería Florish & Blotts en su saga, pensando en la de Oporto. Otras que sostienen que fueron los productores de las versiones cinematográficas quienes pensaron en ella. También están los que aseguran que ciertas secuencias de las películas se rodaron en Lello e Irmão, dato que tampoco es fiable completamente. Puede que se rodaran ciertos planos de situación, pero lo que sí que es cierto es que ni Harry, ni Hermione ni Ron han pisado esta librería. O al menos para rodar las películas de la saga...

Imagen: Ruth Simón

Lo que sí es cierto es que Rowling se mudó a Oporto a principios de los 90 y trabajó como profesora de inglés en una academia de la ciudad. Allí se casó con el periodista portugués Jorge Arantes y dio a luz a su hija Jessica Isabel Rowling Arantes el 16 de octubre de 1993. El matrimonio acabaría en noviembre de ese mismo año y Rowling se traslada entonces a Edimburgo con su hija. Por revelar algún dato friki en este post (que sé que os encantan, queridos) os puedo contar que la idea de los dementores nace a raíz del divorcio de la escritora. Rowling solicitó una orden de alejamiento contra Arantes tras la cantidad de problemas que surgieron durante su proceso de divorcio. Problemas y episodios que desembocaron en una inestabilidad psicológica considerable para la escritora. Ya os decía yo que cuando nos referimos a alguien que nos roba la energía como un dementor o dementora en tono jocoso, en realidad tan jocoso no es...

Imagen: Ruth Simón

Datos y frikadas aparte, si tenéis la oportunidad de viajar a Oporto, una parada obligatoria en la visita a la ciudad se la debe llevar la librería Lello. Quien entra y la ve (a pesar de las colas a lo largo de la calle para entrar y las hordas de gente que se agolpan dentro para sacar la típica foto), sale de allí enamorado. Es una auténtica preciosidad, una especie de palacio mezclado con bohemia que hará las delicias de los que aman los libros. Eso sí, armaos de paciencia por las colas, el poco hueco que hay dentro y la presencia de los típicos y típicas que entran para marcarse sus buenas dosis de postureo literario en Oporto. 

Imagen: Ruth Simón

Los que hayáis tenido la suerte de visitar la librería Lello y además seáis fervientes seguidores de Harry Potter, habréis sabido captar ese aromilla mágico dentro de sus cuatro paredes. Fuente o no de inspiración para Rowling o para los que hicieron sus películas, esta librería de Oporto es una maravilla de lugar por el que hay que pasar en algún momento. Lleno de historias, de letras y de magia. Hace unos días, estando allí y sacando alguna que otra foto, uno de los dependientes se acercó a mí y en un perfecto español me dijo: no hay problema en que saques las fotos que quieras, pero no te olvides de que esta librería vive de los libros y no de los turistas o las fotos. Y yo que soy muy bien mandada, me traje a casa esta joyita de edición de El libro de la selva (The jungle book, Rudyard Kipling, 1894) del año 2009. Y más feliz que una perdiz...


Hoy, la librería Lello recibe miles de visitas y es más conocida como "La librería de Harry Potter" que por su propio nombre. Se la conoce mundialmente como una de las más bellas que existen. Ojalá esta librería también despierte el interés por aquellas desconocidas que habitan las calles de nuestras ciudades y pueblos. Más pequeñas y humildes, pero finalmente responsables de esa sensación que nos invade al sumergirnos en el descubrimiento, el olor, la curiosidad y el asombro que sólo encontramos en los pasillos de las librerías de barrio de toda la vida. 


Gracias a Ruth por las maravillosas imágenes que acompañan el texto de este post.
A Ruth, Patito & David: Nunca nos encontramos con un viaje tan redondo, bohemio y divertido. Siempre en nuestras retinas...

2 comentarios :

  1. Maravillosa librería. Me encantó el vagón que reparte los libros.
    Te dejo una reflexión sobre esa bella obra de Kipling.
    Saludos
    http://noninaclasicosdeaventura.blogspot.com.es/2015/02/el-libro-de-la-selva-rudyard-kipling.html

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que hace cuatro años hubiera ido encantada, pero ahora, no, la verdad que no.
    Más que nada porque para mí niños con poderes mágicos, librerías y castillos-colegio tirando a góticos y cosas de ese estilo, son ya parte de mi realidad cotidiana.
    ¿Que eso es imposible? Bueno, leed el blog de Ludmila von Vampüren y ya veréis que es algo completamente factible. Tanto, o más, que todo lo que cuenta J. K. Rowling.
    Ahí dejo el dato... : )

    ResponderEliminar