.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

viernes, 1 de mayo de 2015

La familia Bélier, el nuevo fenómeno francés

Os presento a la familia Bélier. Ellos son Rodolphe, Paula, Gigi y Quentin. Una familia que se ha metido en el bolsillo a más de un millón de espectadores franceses. Ahora llega a España para enamorar al público español con la misma intensidad. Porque ellos, los Bélier son cuatro personas que, como cualquiera de nosotros, forman parte de una familia, ríen, lloran, luchan y sobre todo, viven. El realizador francés Éric Lartigau dirige esta comedia que cuenta con grandes referencias a otros clásicos como Pequeña Miss Sunshine, Los chicos del coro o incluso Whiplash. La familia Bélier (La famille Bélier) forma parte de ese listado de películas que te arrancan una sonrisa y te ponen el nudito incómodo en la garganta. Esas películas perfectas para salir del cine pensando que el mundo es un poquito mejor. Queridos soñadores abofeteados por el día a día, esta es vuestra película. 

A priori y quizás el punto negativo que pueda sacarle a La familia Bélier es que su estructura es bastante manida. Familia unida que se topa con conflicto, cabreo y solución. Sin embargo, este esquema adquiere una nueva dimensión con ciertos elementos dramáticos y cómicos que, para mí, son el auténtico atractivo de la historia. Porque los Bélier son una familia compuesta por tres miembros sordomudos. Los padres (Rodolphe y Gigi) y Quentin (el hijo pequeño) sólo pueden comunicarse a través del lenguaje de signos. Paula es la única que puede escuchar y hablar. Y la que actúa como principal intérprete de cara a la granja que regentan. Os decía que este es el principal atractivo, no por el hecho de contar una historia sobre sordomudos, sino precisamente por la normalidad con la que Lartigau lo ataja y porque, superados los primeros minutos de cinta, el conflicto se traslada a otro escenario bien diferente. Paula comienza a cantar en el coro del instituto y su profesor descubre en ella un don para el canto que le obligará a tomar una decisión poco habitual en una chica de 17 años.  

Louane Emera es la cara, la voz y la carga principal de La familia Bélier. Llama la atención su aplastante naturalidad dándoles la réplica a los pesos pesados Karin ViardFrançois Damiens. Conclusión, César a la mejor actriz revelación en 2015. Esta ha sido su primera película, pero no el inicio de su periplo artístico, ya que en 2013 participa en la edición francesa de La Voz (The Voice, la plus belle voix) y pega el salto al mundo televisivo con tan sólo 16 años. Mantened su nombre en mente, porque lo vamos a escuchar mucho en un futuro. Y si no, el tiempo.

Podría resumir el éxito de La familia Bélier a través de una serie de elementos que se me quedaron grabados en la cabeza ayer, después de salir del cine. La tendencia a conmover con la discapacidad no forma parte de las intenciones de la película. La unión familiar prevalece sobre todo lo demás. Y eso sí que conmueve. Verdad verdadera. Lo cómico, aunque pueda parecer increíble, está más presente que nunca. El guión es brillante, dinámico, divertido y muy auténtico.  Por otro lado, en cine suele ser muy habitual el ahondar en el egoísmo de los hijos, pero no en el de los padres. Este es otro de los aciertos de la película. Porque los padres, esos seres todopoderosos y bondadosos, aún siendo inmejorables seres humanos, también pueden ser egoístas ante determinadas situaciones. Lo bonito es saber rectificar. Siempre. 

La comunicación es otro de los puntos fuertes en La familia Bélier. Comunicación entendida desde cualquier ángulo, no sólo entre sordomudos, ojo. El exceso de información y de comunicación al que estamos expuestos hoy en día, puede llegar a afectar a sus interlocutores. Con esto quiero decir que, si una de las partes no quiere entender, ni quiere comunicarse, por mucha herramienta o habilidades con las que cuente, jamás se podrá comunicar con los demás. Si veis la película, al llegar a cierta escena, entenderéis a lo que me refiero en estas líneas. 

Quizás la primera parte de la película os recuerde al más típico cine francés, costumbrista y cómico. Sin embargo, su segunda parte y en especial su desenlace, hacen de La familia Bélier una película extraordinariamente deliciosa. Por su sensibilidad, su empatía y sobre todo, por dejarnos escuchar lo que otros no pueden oír


1 comentario :

  1. entonces habrá segunda parte o lo que dices en el final del post es el desenlace de la película?

    ResponderEliminar