.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 15 de septiembre de 2015

Anacleto, agente secreto

Anacleto, agente secreto. Esos cómics de Vázquez. Esas coñas. Cultura popular patria. Admiración suprema. Ya era hora de que este personaje se llevara el protagónico de una película española. Javier Ruiz Caldera (3 bodas de más, Spanish Movie) adapta las historietas de Vázquez y convierte a Imanol Arias en un Anacleto más que aceptable. El tándem lo completa un Quim Gutiérrez a quien le entregaría mi alma. Hijo de Anacleto, totalmente ajeno a la profesión de su progenitor y recurrente en su afán de conseguir la carcajada con ese gracejo de ignorante divertido. Tengo que escribiros también sobre Carlos Areces, el villano de la cinta que no defrauda y otro de mis personajazos favoritos del panorama español. Muy fan. 

Fui a ver la película sin ningún tipo de expectativa, lo reconozco. Y salí con muy muy buen sabor de boca. Anacleto, agente secreto es muy divertida, sumamente entretenida y está muy bien hecha. Es una película sin más pretensiones que un entretenimiento puro y duro, pero conseguido con nota. Sorprende, no dejéis de darle una oportunidad si no os apetece pasar miedo con La visita de Shyamalan o sumergiros en la intensidad de Medem y su recién estrenada Ma ma. De ellas también os escribiré pronto.

Apuesto a que cualquier hombre ha fantaseado con convertirse en James Bond en algún momento de su vida. Y sé de buena tinta que cualquier chica suspiraría con sus hazañas (y con esos trajes tan bien puestos). Amigos, amigas, seamos realistas. Lo más cercano y real a James Bond podría ser Anacleto. Y en su defecto, su hijo. No nos quejemos, pues y defendamos lo patrio, divertido, tunante y descolocado. Anacleto nunca falla. Y nunca acude a sus citas sin pajarita. Apuntadlo...

No hay comentarios :

Publicar un comentario