.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

sábado, 31 de octubre de 2015

Las diez películas de terror que os recomiendo ver

Desafiando a la manía que tenemos los españoles de adoptar costumbres americanas sin sentido y por aquello de, si no puedes con el enemigo, únete a él, hoy noche de Halloween (previa al día de Todos los Santos español), vuelvo al blog para compartir con vosotros y con todos los amantes del cine de terror, las diez películas de terror/miedo/suspense que, si no habéis visto aún, os recomiendo ver. Abstenerse los lectores/amigos/fieles caguetas que nunca me siguen al cine ni al sofá para ver alguna peli del estilo. Podéis ver los trailers pinchando en cada título. 


Basada en hechos reales. Historia sobre la típica familia que se empeña hasta las cejas para comprar una gran casa. Tras mudarse, no les queda otra que aguantar mecha con lo que allí se encuentran. Que no es muy agradable que digamos. La historia es manida, pero el hecho de saber que esos acontecimientos sucedieron realmente y cómo está rodada la cinta, acojona (con perdón). Es la última película de terror que realmente me ha hecho aguantar la respiración en determinadas secuencias. Muy recomendable. 


Esto sí que es una película de vampiros. Una historia de amistad entre una niña vampiro y un niño humano. No es exactamente una película de terror, pero cuenta con ciertos toques oscuros, y vampíricos que pueden causar el escalofrío... Lo mejor, el respeto por el concepto no deformado del vampiro y las interacciones con los humanos. Lo peor es que se tenga que acabar. Tenéis que verla. No la confundáis con el remake americano de 2010. Esta película es sueca y dirigida por Tomas Alfredson


Una de mis películas de terror favoritas (por no decir que es la favorita...). El origen de Freddy Kruegger, la inspiración de los 80 e influencia del cine que vendría después. La creatividad de Wes Craven, un Robert Englund catapultado al estrellato para siempre. Y un jovencísimo Johnny Deep atacado por las cuchillas y engullido en una cama que escupe litros y litros de sangre. Maravillosa. 


Quizás ya esté muy vista, pero creo que esta joyita de M. Night Shyamalan marcó un antes y un después en el suspense contemporáneo (y coincidencia con Los Otros de Amenábar). El giro final de la historia supuso un hito y que te contaran lo que realmente sucedía con Bruce Willis fue la semilla del spoiler en la máxima potencia. Un clásico. 


Ha sido una de las sorpresas del año. El regreso de M. Night Shyamalan después de cierto periodo de sequía creativa. Aunque es bastante previsible, la mezcla entre comedia y terror es un acierto absoluto. Su rodaje a modo de documental le otorga esa credibilidad terrorífica que te hace botar en el asiento. Y esos abuelitos nada entrañables me hicieron pasar un rato de disfrute máximo. Las cosas como son.


Otro clasicazo que hizo que temiéramos a la motosierra por encima de su propio peligro básico. Un asesino, sangre, sustos y miedito del bueno. Es otra de las madres del cine contemporáneo de terror. Apuesto a que esta noche, más de uno llevará una motosierra de pega en la mano. 


Basada en la novela de Stephen King, esta es otra de las películas, hoy de culto, que hay que ver. Un terror psicológico y un Jack Nicholson sublime que aún hoy sigue poniendo los pelos cual escarpias. Stanley Kubrick fue un genio por obras maestras como esta. La única pega de la versión en español es el doblaje de Verónica Forqué. El resto es perfección absoluta. 


Otra de las películas que me sorprendieron en su momento y que hizo que odiara profundamente a una niña de menos de diez años. Es inquietante y muy apropiada para pasar un ratito sacando tus peores instintos a la luz. Y pobres esos padres que, con su mejor intención, deciden apostar por la adopción. Muy recomendable también. 


Ojo, os recomiendo, antes que su remake americano (con Naomi Watts), esta versión original japonesa. Si casi os hacéis c....quita encima cuando esa niña va saliendo del pozo y atraviesa el televisor, preparaos para sufrir con esa secuencia en japonés. Si aún no la habéis visto, proceded. Mucho más terrorífica e inquietante que la americana. 


Película tailandesa (que también tiene remake americano posterior) que se me ocurrió ver junto a dos amigos una noche de sábado sin más pretensión que echarnos unas risas juntos. La conclusión fue que acabamos acurrucados en el sofá, muertos de miedo y con contracturas en el cuello. Cuando la veáis, entenderéis por qué. 

Que pases mucho miedo. Y que lo disfrutéis...

3 comentarios :

  1. Para mí las de Shyamalan son las mejores. Aluciné con La Visita y el contraste de sentimientos!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar