.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

lunes, 13 de febrero de 2017

Películas nominadas Oscar 2017: Manchester frente al mar


Perdóname Ryan, sabes que mi corazón te pertenece desde hace tiempo, pero el Oscar a mejor actor de este año es para Casey Affleck. Sí, el hermano pequeño de Ben Affleck. Ese que se ha marcado una interpretación de elite en la nominada Manchester frente al mar (de Keneth Lonergan, director también de Puedes contar conmigo, 2000). Lo siento Ryan, de verdad, pero es que Casey me ha dejado el corazón encogido. Llevo varios días dándole vueltas a su historia, sé que es ficción, pero también sé que existen o pueden existir historias como la suya, como la de Lee Chandler y su mujer Randi (Michelle Williams), su hermano Joe (Kyle Chandler) y su sobrino Patrick (Lucas Hedges).

Lee Chandler vuelve a la pequeña ciudad de la que tuvo que irse hace años para hacerse cargo de su sobrino Patrick. Su hermano Joe acaba de fallecer y Patrick necesita un tutor hasta que cumpla la mayoría de edad. Este argumento no iría más allá si no nos preguntásemos por qué tuvo que irse Lee, qué fue lo que pasó para romper con su vida (ya hecha) y cómo se enfrenta a su vuelta y a la nueva responsabilidad impuesta de tener que ocuparse de su sobrino.

Con 6 nominaciones a los Premios Oscar, (mejor película, dirección, guión original, actor y actriz protagonista, y actor de reparto), Manchester frente al mar es una película fría, con una estética muy naturista, con mucha nieve, mucho mar y mucho azul. Todo inmensidad, intensidad, vacío, hastío y seriedad. Casey Affleck no sonríe más de dos minutos en toda la cinta. Sólo sostiene una mirada perdida y se contiene. Mucho. Bendito ejercicio de contención, Affleck. Joder. Perdón.


Es una película dura y lenta que traslada su arte al trabajazo que se marcan los actores. A destacar Casey Affleck y Michelle Williams, claro está. La estaréis masticando después, tranquilamente. Porque la historia, sin grandilocuencia ni pretensiones, se las trae. Sin caer en el spoiler os diré que la película tiene dos secuencias en las que el corazón os dará un vuelco. Una por el sobresalto y la otra por la conmoción. Sinceramente creo que por estas dos secuencias la película merece la pena. En general no es una cinta que os pueda encantar a la primera, pero ellos no os dejarán indiferentes. Creo que es precisamente ese vuelco que experimenta el espectador, el que Lonergan pretende equiparar a los propios vuelcos que tenemos que vivir en ciertas ocasiones. Un segundo todo está bien para que al siguiente, todo esté mal. O no tan bien.

Casey Affleck tiene muchas papeletas para convertirse en el mejor actor de este año en los Oscar. Le pisa los talones un escándalo que salió a la luz hace unos meses y que quizás enturbie su nominación frente a la del hasta ahora impoluto Ryan Gosling de mi corazón. Veremos qué pasa la madrugada del 26. Lo que está claro es que Affleck, en este papel es la encarnación más pura del dolor y de la no superación del mismo. Porque hay veces en las que el ser humano, por más que lo intente, no es capaz de superar. Y creo que es tremendamente difícil llevar ese estado a la pantalla. Mucho.


En contraposición, otra de las apuestas seguras es Michelle Williams. Esta mujer es muy grande, lo vuelve a dejar claro en los escasos minutos que protagoniza en la cinta. Y es que no necesita más. El tiempo, la distancia y la reflexión son elementos clave en la fórmula del perdón. Y Randi la resuelve con maestría. No es todo blanco o negro. Quizás lo sea y pueda doler. Pero también existe una amplia gama de grises que ayudan a decantarnos por el blanco o el negro. Y a que no duela tanto. Es tan fino, tan delicado y tan verdad lo que nos transmite Williams, que encoge al que la ve, teniendo que aplaudir tremenda lección de humanidad y de capacidad actoral.

Hace unos días, con una amiga comentaba que el éxito de La La Land venía, en parte, por dejarnos volver al color entre tanto gris en el cine y en el mundo. Sin embargo, me decía ella, a mí las películas duras, arduas, me siguen encantando. Paca (y tod@s aquell@s que opinen lo mismo), aquí tienes otro ejemplo para tu lista.


No hay comentarios :

Publicar un comentario