.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 6 de abril de 2017

Qué es el hype o las altas expectativas en el cine... y en la vida en general

Comencé a oír hablar de eso del hype hace ya algunos meses. Fue durante una conversación sobre cine. No recuerdo bien la película que estábamos comentando. Lo que recuerdo perfectamente es al individuo que prefiero mantener en el anonimato, exponiendo públicamente sus grandes dotes cinéfilas y estableciendo un tratado sobre el séptimo arte. Lo que ha pasado con esta peli, insisto, no recuerdo cual era es el hype que se ha creado a su alrededor, me dijo. Por pura cuestión de lógica deduje que el tipo, a lo que se refería con el momento hype, era a las altas expectativas que se crean en determinadas ocasiones, antes de que vayamos a ver una película. En cualquier caso, mi cara de póker tuvo que ser bastante visible, ya que el tipo que estudió con Hitchcock, claro, ya se estaba frotando las manos de puro placer al poder establecer el siguiente punto de su tratado cinematográfico. —Ah, pero que no sabes lo que es el hype, —se jactó. Seguro que no tan bien como tú, pensé para mis adentros. Lo que siguió a esa conversación tampoco lo recuerdo porque sin más, desconecté del tipo en cuestión y de sus conocimientos sobre el hype. Sí que me pareció curioso volver a asistir una vez más al hecho de utilizar un anglicismo que no es más que la versión reducida del término hyperbolehipérbole en inglés y no referirnos a lo que está detrás de todo el modernismo del hype: los sentimientos que experimentamos cuando consumimos un producto que nos han vendido como lo más maravilloso del mundo y caemos en la cuenta de que, o no nos ha gustado tanto como creíamos, o directamente el producto en cuestión es una caca de la vaca. A shit of the cow, si lo preferís. 

Si consultamos la Wikipedia, hype puede referirse a Marketing, Personas, Videojuegos o Música. En términos de Marketing, la página afirma que hype es el furor creado como promoción de marketing consistente en la necesidad de rellenar un ciclo lento de noticias. Es decir, la generación de una campaña masiva que exalta las virtudes y las maravillas de un determinado producto para fomentar que se consuma o se venda mucho más. Esta campaña no tiene que surgir exclusivamente de las marcas. Si nos centramos en el caso del cine, que es lo que más nos interesa en este blog, el hype es también el resultado de las propias opiniones masivas de los espectadores, que pueden llegar a catapultar a una película directamente al olimpo de los dioses y arruinársela incluso a quien, con tanta expectativa no pueda luchar con el resultado final de la cinta.  


Veamos el ejemplo claro de lo que ha pasado con La La Land. Tantas han sido las opiniones positivas, tantas las nominaciones y premios, y tan seguido el fenómeno a escala mundial, que lo que ha acabado sucediendo es la aparición del contramovimiento La La Land. Ese grupo de gente que aún no ha visto la película y no tiene intención de verla por culpa del propio hype o bombardeo masivo y extremadamente positivo que se ha generado. Tanto oír hablar de la peli y de lo buena que es me da ya una pereza infinita. Paso de verla. Cito este caso porque es el último que más ha dado lugar a comentarios sobre el hype, pero ¿cuántas veces habéis ido a ver una peli o habéis comprado un producto que os ha defraudado completamente? Muchas más de las que me gustaría, en mi caso. Con Moonlight me pasó, sin ir más lejos. Decepción mediante durante la noche de los Óscar, por supuesto. Es la mejor película del año, una auténtica obra maestra, brutal y más halagos propios del hype. El resultado: me quedé más fría que un témpano de hielo y salí más convencida aún de mi pertenencia al Team La La Land. A muerte. 

Esto del hype tiene su aquel, desde luego. Cuánto daño puede llegar a causar. ¿Vosotros qué opináis? ¿Os ha fastidiado (por no escribir otro término más grosero) el hype alguna película en cuestión? ¿Creéis que está fundamentado o que es otra moda más? Ávida de comentarios me hallo, os leo....



1 comentario :

  1. Temi q m pasara eso del hype, cuando fui a ver La la Land. No me pasó en absoluto, porque he ido a verla tres veces 😃, pero es cierto q ocurre. Aunque cuando algo es bueno de verdad, no hay hype q lo estropee. Me pasó con Venecia, iba de mala gana, si total, la había visto mil veces, en pelis, documentales, etc. Pero me deslumbró, me atrapó. Venecia solo hay una, igual q La la Land ... Yo tb soy d tu club La la Land forever ...

    ResponderEliminar