.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

miércoles, 12 de abril de 2017

Tenéis que ver The Fall (La Caza), serie en Netflix


Si os hablo de Jamie Dornan pueden pasar dos cosas. Que no sepáis quién es o que le identifiquéis inmediatamente, saquéis las garras del prejuicio y penséis que me he vuelto loca por dedicarle un post. Sí, amiguitos. Voy a dedicar un post al chulazo que interpreta al bueno de Grey en Cincuenta sombras de Grey, Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas. En realidad, no sólo a él, también a Gillian Anderson y a una serie que me ha dejado de pasta de boniato, que no forma parte del ciclo marketiniano de series hiperpromocionadas en España y que sin duda, deberíais empezar a ver. Pero ya. Encended Netflix y buscad The Fall (La Caza, han traducido en español). Ahí de momento encontraréis sólo las dos primeras temporadas. Si queréis ver la serie completa, incluyendo la tercera y última temporada, es el canal AXN el que ha comprado los derechos de esta serie de la británica BBC Two. Cualquiera de las opciones de plataformas de televisión de pago españolas incluyen el canal, así que la serie está bastante accesible por el momento.

Una joven arquitecta ha sido asesinaba en la ciudad de Belfast, en Irlanda del Norte. El caso está estancado y la investigación pide ayuda a Scotland Yard, que envía a la detective superintendente (me encanta este término) Stella Gibson (Gillian Anderson) para dar soporte a la resolución del crimen. A la vez y desde el primer episodio se sabe que el responsable del asesinato de esta chica es Paul Spector (Jamie Dornan), un orientador social casado, con dos hijos pequeños y con el peculiar hobbie de estrangular hasta la muerte a jóvenes y bellas mujeres, independientes, profesionales y solteras.

Las tres temporadas van a poner encima de la mesa los particulares ángeles y demonios del asesino y de la detective. Un pulso constante, un análisis psicológico de la mente humana, de sus dobleces, tendencias, paralelismos y equidistancia con la normalidad. Todo ello desde una oscuridad y con una banda sonora estridente y tenebrosa que hacen de The Fall una serie extraordinaria. Os aseguro que está en el Top 5 de las mejores series que he visto en los últimos dos años. La pena es que, al menos en España (En el Reino Unido el final de su segunda temporada fue seguido por más de 2'5 millones de espectadores) está pasando sin pena ni gloria. E insisto, es una serie que deberíais ver.    

  

The Fall (La caza) es una serie inquietante por sí sola. Por la oscuridad, secretos, verdades y confesiones ocultas de sus dos caras más visibles: Stella Gibson y Paul Spector. Pero también por el hecho de que lleguemos a desarrollar cierta simpatía por este último, teniendo en cuenta que no deja de ser un asesino en serie. Esta truculenta dicotomía ya sucedía en Dexter con la diferencia de que Dexter asesinaba a los malos, a personas que según su peculiar código ético, se lo merecían. Spector asesina a mujeres jóvenes. No hay por dónde cogerlo. Sin embargo, sea por su condición como padre y porque sabemos que adora a su hija, o por su propio aspecto físico y esa relación entre la simpatía que nos puede provocar la belleza, me descubrí en determinados momentos de la serie deseando que no le pillaran. De hecho el final de la segunda temporada es una explosión de sentimientos encontrados. Y hasta aquí puedo leer.

En cuanto a ellos, a los protagonistas absolutos de la serie, a Gillian Anderson y Jaime Dornan, he de decir que están deliciosamente espectaculares. Ambos componen un tándem que curiosamente comparte muy pocas secuencias, pero que avanza y evoluciona de forma paralela. Su pulso comienza en el minuto uno. Ambos experimentan su particular caza, ambos evitan ser cazados. Es una una guerra psicológica en la que la brillante inteligencia de la que hacen gala tanto la detective como el asesino, será la principal arma con la que cuenten para descubrir los puntos débiles del otro. Los pocos planos que comparten son según mi opinión, perfectos en cantidad y sublimes en calidad. Nos pasamos buena parte de la serie deseando el encuentro de estos dos personajes y cuando esto ocurre, la tensión acumulada entre ambos, su contención y el estallido de su peculiar guerra psicológica provoca cuanto menos que salten chispas rojas en ese ambiente frío y gris que es el escenario de The Fall. 


Gillian y Jamie. Spector y Gibson. Los dos están espectaculares. Ella es simplemente perfecta. Con esa sobriedad enmascarada en una triste fragilidad que esconde unas carencias que acaban por convertirse en ser la mejor detective de su generación. Su papel pone además encima de la mesa una serie de temas relacionados con la igualdad y la independencia de la mujer frente al hombre que resultan francamente interesantes. Esto es lo que realmente te molesta, ¿verdad? El lío de una noche. El tío se folla a la tía. Sujeto: hombre. Verbo: follar. Objeto: mujer. Así está bien. La tía se folla al tío. Sujeto: mujer. Verbo: follar. Objeto: hombre. Así no te gusta tanto, ¿verdad? Este es un extracto de una de las conversaciones entre la detective Gibson y otro de los personajes, sacad vuestras propias conclusiones.

Respecto a Jaime y como os escribía al principio del post, me he tenido que tragar todos mis prejuicios en lo que a su condición como actor se refiere. De hecho descubrí la serie gracias a una entrevista en Ellen a raíz de Cincuenta Sombras más oscuras. Enhorabuena por The Fall, le decía Degeneres, me ha encantado. ¿The Fall? ¿Pero este hombre ha hecho algo más que Grey? y la retahíla de pensamientos llenitos de prejuicios y críticas hacia su persona por conocerle en un papel quizás poco afortunado para su carrera. Claro, cuando encuentras The Fall en Netflix caes en la cuenta, le das una oportunidad y acabas cual yonki con la serie. Eso por ser tan criticona. Jamie Dornan me ha sorprendido. MuchoEn su papel de Paul Spector está más que bien. Está increíble. Sí que es cierto que posee un aire de misterio en el semblante, quizás de oscuridad a veces, que le ayuda bastante, pero la verdad es que ha sabido explotar con nota esa doble personalidad en un hombre aparentemente normal, que esconde una terrible patología misógina y homicida. Además, el pulso con su contraria en la serie y las escenas que comparte con Anderson son especialmente tensas. Gran parte de la consecución de este ambiente viene por su parte. El trabajo psicológico que se marcan es de libro. Y eso se nota en el resultado final.

Podría seguir escribiendo líneas y líneas sobre la serie, pero creo que este post es ya más que suficiente para animaros a ver The Fall. Es diferente, os va a sorprender y os tendrá en vilo hasta el final. Ya lo veréis...


No hay comentarios :

Publicar un comentario