.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 6 de junio de 2017

Sánchez Arévalo y la Fundación Ronald McDonald presentan el corto "Leones"

Cómo es esto del branding que no para de sugestionarnos. Si os hablo de Ronald McDonald, inconscientemente os vais a ir a ese payaso terrorífico (al menos a mí me lo parece) e icono de la marca de comida rápida por todos conocida. No me equivoco, ¿verdad? Sin embargo, existe otra cara del famoso e inquietante Ronald Mcdonald, mucho menos conocida y bastante más amigable de la que al menos yo no tenía constancia hasta hace apenas unos días. La Fundación infantil Ronald Mcdonald es una organización sin ánimo de lucro e independiente a la marca que se creó en el año 1997 con el objetivo de acoger a las familias que tuvieran que desplazarse a hospitales lejos de sus casas para acompañar a sus niños enfermos de larga duración. 

Mi mente, enturbiada por el cinismo propio de conocer cómo se comportan ciertas marcas ante estas acciones de Responsabilidad Social Corporativa, ha buscado el truco instintivamente. Sin embargo, no he encontrado un mal comentario o acción interesada encubierta, al menos a priori. Son cuatro las Casas Ronald McDonald en España (Barcelona, Málaga, Valencia y Madrid). Su finalidad es crear un entorno en el que los niños que reciben tratamiento y sus familias se encuentren dentro de la más absoluta normalidad, fomentando además la relación con otros niños fuera del hospital. 

El coste para las familias que se alojen en alguna de estas casas es completamente gratuito, tal y como se indica en su web y podrá durar el tiempo que se alargue el tratamiento del niño. De hecho son los trabajadores sociales del equipo médico del hospital en cuestión los que derivan a las familias a cada una de las Casas Ronald McDonald. 

Os cuento que he conocido la labor de la fundación infantil Ronald McDonald gracias al corto que han presentado junto a Daniel Sánchez Arévalo, de quien no me suelo perder nada, ya sea en el cine, por escrito, o a través de otros canales audiovisuales. Leones, se llama el corto. Dejando a un lado lo visual y artístico de este metraje, lo que importa de ver este corto es que no se trata de una película. Lo que vais a ver es lo que sucede, con desgracia y cada vez más, en el núcleo de muchas familias que se ven afectadas por las duras enfermedades de alguno de sus pequeños. 


Toda acción de comunicación que tenga que ver con dar a conocer una realidad que cada vez está más presente en nuestras familias siempre será bien recibida. Por eso me gustaría dar la enhorabuena a la Fundación Ronald Mcdonald y a Dani Sánchez Arévalo por regalarnos este pedacito de arte que seguro servirá para seguir haciendo rugir a nuestros valientes leones

Aprovecho también para seguiros animando a haceros donantes de médula. Hace poco estuve donando sangre y haciéndome donante de médula. Una de las enfermeras me lo dijo claro: "Donando sangre ayudas. Si donas médula, estás salvando una vida". Podéis informaros sobre el proceso aquí. Quitaros de la cabeza las ideas preconcebidas sobre la donación de médula. Es mucho más sencillo e indoloro de lo que imagináis. Y estaréis haciendo una de las acciones más valiosas de vuestra vida. Convirtámonos en superhéroes. Hagamos que nuestros leones nunca dejen de rugir. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario