.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

lunes, 17 de julio de 2017

La séptima temporada de Juego de Tronos ya está aquí

Hemos tenido que esperar algo más de un año. Pero parece que en mitad de este atípico verano español, en el que las tormentas y el fresco se alternan con los cuarenta grados a la sombra, el invierno finalmente ha llegado para quedarse en los Siete Reinos. La séptima temporada de Juego de Tronos ya está aquí, abriendo su emisión simultánea en todo el mundo con Rocadragón, un episodio de situación que mantiene el esquema de la serie y que nos recuerda dónde se quedaron sus protagonistas en el final de la sexta temporada. A pesar de no ser un capítulo como los últimos tres anteriores (los recuerdo y me vengo muy arriba), sí que suelta una serie de semillitas que irán germinando a lo largo de las próximas seis semanas. La cuestión es que todos sabemos que se va a liar pardísima y estamos con las flechas preparadas, agazapados tras los cojines de nuestros sofás, vaya a ser que nos salpique algo. Frente a un mapa de los Siete Reinos, Daenerys le pregunta a TyrionShall we begin? (¿Comenzamos?). Sí, amigos, el espectáculo acaba de comenzar. 

Voy a evitar el spoiler porque no lo veo necesario y porque hoy lunes, horas después del regreso de Juego de Tronos a través de HBO y Movistar +, ya tenéis más que disponibles todos los spoilers que queráis, bien esparciditos por la red. Hoy es el lunes de intentar no ver o leer nada de lo que sucedió anoche, así que simplemente me voy a limitar a comentaros un par de detallitos que no puedo pasar por alto. No creo que tardéis mucho en ver Rocadragón y el resto de capítulos, así que prefiero que seáis vosotros los que me comentéis qué os va pareciendo esta séptima temporada. 

Arya Stark compartiendo secuencia (y vino) con el soldado Lannister aka Ed Sheeran es cuanto menos, extraño. Las redes han ardido a favor y en contra del cameo del cantante, que ya había hecho sus pinitos cinematográficos en Bridget Jones's Baby. Tengo sentimientos encontrados, así que no sacaré mi vena hater de momento por respeto al discazo que se ha marcado y que suelo escuchar en bucle más que de vez en cuando. Dejemos que el chaval se divierta. Pero sin abusar, claro está. 

En cuanto a Arya, mi personaje favorito junto a Jon Snow y la que más chicha ha dado según mi parecer en este primer episodio de la séptima temporada, sólo diré que es un personaje soberbio. George R. R. Martin puede estar más que satisfecho del trabajo y la evolución que ha hecho con ella. Paraos a recordarla en la primera temporada de Juego de tronos y miradla ahora. Degustad esa última secuencia de la sexta temporada y la primera de esta séptima. Y disfrutadla. Porque Arya es literatura, cine y arte en su máximo esplendor. Decidme dónde puedo adoptarla, porque voy ahora mismo. 

Cercei Lannister, esa fascinante mujer que es mala, sí. Pero ¿por qué es mala? Por su familia, por defender a los suyos y por mantener a su estirpe bajo control. Me encanta el debate que genera, es otro de los personajes que más la han liado en la serie. La mujer y amante de su hermano, ahora reina en Desembarco del Rey, todos sus hijos muertos. Se sabe la única superviviente Lannister junto a Jamie. Promete, lo sabemos todos. 

Así las cosas en los Siete Reinos, hemos vuelto a entrar en el bucle de esperar cada domingo con ansias de saber y ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Seis capítulos por delante y otros seis de la próxima temporada, la octava y última de la serie. La diversión, el disfrute y el convertirnos en testigos de la producción más ambiciosa y seguida de la televisión mundial vuelven a aparecer en nuestras pantallas. El invierno ha llegado, aunque creyéramos que nunca lo haría. Y con él llegará también el rey o reina indiscutible de los Siete Reinos

Que comience la batalla final. 

2 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo con la evolución de Arya, extraordinaria, también destacaría la de Sansa. Si tengo que adoptar yo me quedo con Lyanna Mormont, eso sí, a ver quién es el guapo que le lleva la contraria.

    ResponderEliminar
  2. Yo no se la llevaría. Por si acaso... ;)

    ResponderEliminar