.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 27 de julio de 2017

Series que deberíais ver: El cuento de la criada

La cosa va de series. Titulo este post "Series que deberíais ver" porque El cuento de la criada (The handmaid's tale), más que una recomendación, debería ser un must (qué moderna soy) en vuestras vidas seriéfilas y en vuestras vidas en general. Por muchos motivos aparentes y más que obvios. Si queréis motivos aparentes, su estética, ambientación y fotografía son simplemente fascinantes. Si preferís garra, enganche e interpretación, Elisabeth Moss os va a dejar sin aliento. Tenéis el respaldo de HBO, que no produce una serie así como así. Pero sobre todo esto, tenéis que ver El cuento de la criada porque es un relato necesario para activar mentes, reflejar peligros y hacer que movamos nuestros culos del sofá. Es una serie que inquieta, pero no por ser terrorífica, que también, sino por el arduo y duro porvenir que se plantea para la mujer del futuro (no tan) próximo. 

Leí El cuento de la criada, novela de la escritora y activista Margaret Atwood, Príncipe de Asturias de las letras 2008, mientras veía la serie. Os puedo decir que ha sido una de las experiencias más intensas, enriquecedoras y al mismo tiempo aterradoras de mi vida. Atwood escribió la novela en 1984 viviendo en Berlín y teniendo muy claro que por aquel entonces no se podía confiar en la frase "Esto aquí no puede pasar". De la novela afirma ser y no ser feminista, dependiendo de cómo se considere a las mujeres buceando por cada una de las perspectivas del texto. Estuvo presente en el rodaje de la serie y hasta hizo un cameo en la secuencia en la que las criadas son reclutadas y se ven sometidas al lavado de cerebro que da paso al abandono de sus identidades. Y afirma que, a pesar de ser ficción, "la escena le produjo una horrenda perturbación". 

Estados Unidos. Golpe de Estado que transforma la democracia liberal existente en una dictadura teocrática. La Constitución y el Congreso desaparecen. La República de Gilead se alza sobre los fundamentos de las raíces del puritanismo del siglo XVII. Altos representantes políticos que responden como Comandantes y máximas autoridades de sus casas. En ellas, sus esposas, vestidas de azul, reinan en lo doméstico sobre sus criadas (siempre de rojo) y las Marthas, que cocinan y se ocupan de la casa (vestidas de verde). A cada comandante se le permite tener una esposa, una criada y una Martha.  

El cuento de la criada nos cuenta la historia de una criada que es llamada Defred (Offred en inglés) porque el comandante al que ha sido asignada se llama Fred. Cada una de estas mujeres han sido capturadas y despojadas de todos sus bienes y derechos. Antes de llegar a las casas de los comandantes, se las concentra en algo así como un centro de entrenamiento en el que se las lava el cerebro y se elimina cualquier rastro de su personalidad a base de torturas varias. Su único valor como mujer pasa por ser un vientre fértil en el que engendrar a los hijos de los comandantes que por diversas razones, no pueden tenerlos con sus esposas. Cada dos años pueden cambiar de casa y cuentan con tres oportunidades como máximo. Si no se han quedado embarazadas, serán ejecutadas o enviadas a las colonias hasta su muerte


The future is a fucking nightmare
El futuro es una puta pesadilla. 

¿Qué sucedería si, de la noche a la mañana, todo lo que consideramos como nuestra normalidad, nuestra rutina, nuestro orden, en definitiva, se viera alterado, violado y despojado de nuestras manos? Sin más, sin explicaciones y sin posibilidad de réplica o de lucha. Nuestra vida a la mierda, nuestros planes a la basura y por delante de nuestros ojos, una puta pesadilla a la que hacer frente día tras día. Ver El cuento de la criada es salir de nuestras jodidas burbujas para darnos cuenta de que fuera de ellas existe una sociedad, un sistema y un orden que podrían pegarnos un revés en cualquier momento. Sirve también como un profundo retrato de lo que es, fue y podría llegar a ser una mujer. Desde varios prismas, consideraciones y distinciones. Estamos ante un relato distópico cargado de realidad, escrito desde un profundo conocimiento y dotado de una gran dosis de terror. Y no me refiero al terror de las películas. Me refiero al terror real, al asociado con la concepción de saber que algo muy malo puede suceder. Ese terror que no habita en nosotros de forma habitual y que si aparece, nos hiela por dentro. A ese terror me refiero. 

Si os apetece una serie activa y reflexiva, que destaque sobre el conglomerado de contenidos que tenemos disponibles, ver El cuento de la criada superará expectativas. HBO no suele dar puntada sin hilo. Y este es otro de los casos en los que mejor es esa puntada. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario