.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 17 de octubre de 2017

Dios canta en una película: La llamada, qué ratito más bueno

La noche que Macarena García ganó el Goya a Mejor actriz revelación por Blancanieves (Pablo Berger, 2012), la actriz agradecía a su hermanito el haber llegado hasta allí. Entre la vorágine y ristra de premios que cosechó en 2013 la película, Macarena estaba ya inmersa en uno de los proyectos de su vida. La llamada ya se había representado en el hall del Teatro Lara de Madrid en esas cuatro funciones con poco más de noventa personas que fueron la semilla de un fenómeno que ahora culmina en película. Y que da un poco de aire a todo el entramado de oscuridad que se cierne sobre nosotros durante estas últimas semanas.    


La llamada es una película para disfrutar. Para los llamaders o quienes hayáis visto el montaje teatral, os diré que es casi un calco de la obra. Un calco positivo, que aporta a la historia una nueva dimensión de la que se disfruta muchísimo. Los Javis (Javier Ambrossi, hermano de Macarena García y Javier Calvo), crearon La llamada como un canto a la libertad y a la aceptación de uno mismo. Ambrossi le prometió a Belén Cuesta (una de sus principales actrices) un papel que la sacara de la mala racha profesional que estaba atravesando. Ambos se han coronado desde entonces. Y no han hecho más que empezar.

Iba a publicar este post hace un par de semanas, justo después del estreno de La llamada en cines. Sin embargo, creo que hoy, entre tanto debate, mareo político y crimen ambiental, es el día perfecto para animaros a ver la película. Hoy que además podréis verla baratita (recordad que es la Fiesta del Cine) es el día para que os dejéis llevar por María y Susana a ritmo de electrolatino

Dos adolescentes vuelven como cada verano a su campamento cristiano de cabecera. A escaparse para salir de fiesta y ligotear todo lo que sea posible. Hasta que de repente, todo se da la vuelta cuando María comienza a ver a Dios. Un Dios que le canta canciones de Whitney Houston. Ahí es nada.

Lo que vamos a ver en esta película es libertad, amor y música. Un canto a la alegría y al buen rollo que se aleja del gris que nos rodea para engullirnos en el color y en el ritmo. Los Javis han aparecido cuando más los necesitábamos. Y aunque la palabra musical pueda imponer un poco, este maravilloso elenco (Belén Cuesta, Gracia Olayo, Anna Castillo y Macarena García) nos aleja de la tontería para llevarnos por completo a su terreno. No os dejéis llevar por las apariencias, porque a pesar de todo, La llamada cuenta cosas que entendemos y presenta temas importantes a los que no somos indiferentes. 

Ojalá los problemas se solucionaran cantando. Por Whitney Houston o por la Jurado, qué más da. El caso es cantar. Porque hoy, cuando el norte de España arde y aún no sabemos si Puigdemont ha declarado o no la independencia de Cataluña, Dios canta en una película y revoluciona todo el orden preestablecido. Hoy es un buen día para regalarnos La llamada

Qué ratito más bueno. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario